Skip to main content

Relajación Respiración

A veces tenemos la sensación de que el mundo no puede seguir adelante sin nosotros, y estamos muy equivocados. El mundo no se para si desaparecemos unos minutos, la vida no termina ahí afuera si no la hacemos caso durante unos instantes. Por eso, debemos aprender a desconectar del mundo y dedicarnos a cuidarnos a nosotros mismos, respetar nuestro espacio y cuidarnos, aunque sea, unos minutos al día.

Una práctica muy recomendable para relajarnos unos minutos es el buen uso de la relajación respiración. Para relajarte bien sigue las siguientes pautas y disfruta de tu descanso:

  1. Busca un lugar sin ruidos en el que nadie pueda molestarte.
  2. Pon música tranquila a un volumen no demasiado elevado.
  3. Túmbate con todo el cuerpo bien estirado, no debes cruzar las piernas ni los brazos, todo el cuerpo debe estar apoyado en la superficie sobre la que te recuestes.
  4. Cierra los ojos.
  5. Coge aire por la nariz llenando el estómago, no los pulmones (Respiración Diafragmática)
  6. Expulsa el aire lentamente por la boca.
  7. Repite los pasos 6 y 7, cinco veces, tómate tu tiempo, no tienes prisa por terminar.
  8. Mentalmente recorre tu cuerpo desde los pies hasta la cabeza, tensando cada una de las partes del mismo. Por ejemplo, comienza con el pie derecho, concéntrate en él y siente cómo se tensa. A continuación haz lo mismo con la rodilla, el muslo, el pie derecho, la rodilla derecha, la pierna completa, ambas piernas, etc. No olvides mantener en tensión las partes que ya has recorrido hasta el momento.
  9. Ahora haz el mismo recorrido pero de arriba a abajo, comenzando por la cabeza, el cuello, los hombros, los brazos, etc. hasta llegar a los pies. Esta vez siente cómo cada parte del cuerpo que recorres con la mente se destensa y se relaja.
  10. Disfruta de tu relax durante unos minutos y respira nuevamente como al principio.

Puedes realizar este ejercicio tantas veces como quieras: diariamente, una vez por semana, antes de dormir, al levantarte… Te ayudará a relajar el cuerpo y la mente, y dismuirás poco a poco tus niveles de ansiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *