Skip to main content

Los dramas del alma

ENTREVISTA CON EL PSICOANALISTA JOAO TALAIER DE TERAPIA REGRESIVA INTEGRAL SOBRE LOS DRAMAS DEL ALMA.

P: ¿ Qué son los dramas del alma?
R: Son historias que pueden venir de un sueño, de un mito o de una experiencia de una vida pasada.

P:¿ De qué forma los dramas del alma influyen en la vida de una persona?
R: Hay un ejemplo típico que es el de una mujer que tiene problemas en sus relaciones con los hombres. Todos los hombres con los cuales se relaciona acaban siendo violentos con ella, y se siente abandonada, herida y traicionada. En términos psicológicos, podemos decir que esta mujer está atrapada por un complejo y frecuentemente constatamos que el origen de este complejo no se encuentra en esta vida.
Cuando enfocamos la perspectiva del alma, vemos que ésta va más allá de una única vida. Por lo tanto, una persona nace con muchas memorias de vidas que esta alma viene guardando desde hace mucho tiempo. Así que esta mujer, que sigue atrayendo la violencia en sus relaciones con los hombres, tiene lo que se puede llamar un karma de violencia. Las enseñanzas budistas, esotéricas, hindúes definen el karma como una “herencia psíquica”, o sea, los patrones que uno literalmente hereda de sus vidas anteriores.

P: ¿Por qué esta mujer tiene karma de violencia?
R: Como elemento terapéutico preguntamos a esta alma, a través de relajamiento o alguna otra metodología que solemos utilizar: “Cuéntame tu historia de violencia”. Con los ojos cerrados, en trance, como si estuviera soñando despierta, ella dice (éste es un caso real, de una paciente mía): “Me veo como una gitana, muy guapa, muchos hombres se enamoran de mí. Puedo tener a cualquier hombre que desee. Pero hay uno que me gusta especialmente y hago un tipo de juego con él. Atraigo a otros hombre y le ignoro. Me gusta este juego. Pero un día él se vuelve loco, coge un cuchillo y me mata… lo merezco porque estuve jugando con sus sentimientos”.
Esta mujer murió en su vida anterior con este patrón de conducta: “lo merezco porque estuve jugando con sus sentimientos”. El drama del alma es como una película antigua que constantemente es vuelta a proyectar en el inconsciente. Es lo que Freud llamaba “compulsión para la repetición”. Otro filósofo llamado Santiliana decía que los que no recuerdan la historia están condenados a repetirla.

P: ¿Qué estudios ha desarrollado usted para llegar a esta conclusión? ¿Su trabajo tiene algún tipo de contexto religioso, ya que admite la reencarnación?
R: En la ciencia, si uno recoge una cantidad enorme de fenómenos, puede proponer una teoría para explicarlos. Nosotros tenemos millones de experiencias, sensaciones y sentimientos que no pueden ser explicados por lo ocurrido en la infancia de esta vida. Por ejemplo el Doctor Ian Stevenson, de la Universidad de Virginia, EEUU, ha investigado la reencarnación con niños durante 30 años. Publicó seis volúmenes comprobando cómo habían vivido y muerto en otras vidas estos niños que fueron objeto de la investigación. Un ejemplo interesante puede ser el del niño que le relató que había vivido en una ciudad en la costa oeste, se llamaba Joe Smith y había muerto a los 7 años mientras se bañaba en un lago que había en el centro de la ciudad. El Doctor Stevenson llamó a sus padres y les preguntó si conocían esa ciudad. Ellos vivían en la costa este y nunca se habían desplazado a esa región. Entonces invitó a los padres y al niño a ir a esa ciudad. Lo primero que descubrieron es que allí no había ningún lago, pero hablaron con los más viejos del lugar, y les dijeron que había habido un lago en el centro de la ciudad, pero que con el crecimiento de la misma el lago había sido cubierto. También les dijeron que muchos niños se habían ahogado allí. Después fueron al cementerio, y encontraron una lápida con la inscripción del nombre “Joe Smith” y unas fechas que correspondían exactamente con las que el niño había mencionado.
Así que no hace falta ningún tipo de religión para creer en la reencarnación. Es un tema científico. En EEUU, América del Sur y otros países ya no se discute si es religión o ciencia: son tantos los casos comprobados que la reencarnación es considerada obvia.

P: ¿Cómo saber si las imágenes que surgen en el trance o en la terapia son reales o fruto de la imaginación del paciente?
R: Ocurre exactamente lo mismo en la terapia de la infancia en el psicoanálisis. ¿Cómo se sabe si la persona está diciendo realmente lo que le pasó o si esto es fruto de la imaginación? Naturalmente lo que le pasó al abuelo o a la abuela de esta persona no se puede comprobar si ellos ya han muerto, no hay cómo confirmar esta información. Pero no se interrumpe la terapia por el hecho de no poder confirmar si la información es verdadera o no. El hecho está en su inconsciente, y si esto viene y es expresado, hay que trabajarlo.
Casi toda la memoria está mezclada con la imaginación. Una parte, un tanto por ciento es de imaginación.

P: ¿Cuáles son las técnicas utilizadas para que ocurra este “viaje al pasado”? ¿Hay algún tipo de trance?
R: En general empieza con una entrevista para explorar problemas corrientes o recurrentes. En la primera sesión se registra la historia personal detallada desde el nacimiento, pasando por la niñez hasta llegar al momento presente, observando la presencia de enfermedades y perturbaciones emocionales de cualquier tipo ( Anamnesis). Después se da al paciente un ejercicio sencillo de relajación con los ojos cerrados y se empieza a concentrar en algún tema que parezca importante. No se utiliza la hipnosis, método más conocido en el mundo occidental, entendiendo que este método es demasiado dirigido y difícilmente permite alcanzar el objetivo principal, es decir, la reunificación del ser. La técnica que se utiliza se parece más a una relajación acoplada a técnicas de sugerencia; esto lleva al paciente a un estado que le permite desde un primer momento volver al pasado. Desde ahí conectamos el subconsciente sin desconectar el consciente, permitiendo percibir los vínculos entre el presente y el pasado.
Los puentes utilizados para la entrada en un estado más profundo son: declaraciones verbales, imaginaciones, sentimientos y sensaciones somáticas. El objetivo de cada intervención es la catarsis: limpieza, eliminación purificación. Cada sesión es conducida hacia la catarsis y casi siempre una catarsis exitosa, además de la purificación emocional y del relajamiento físico produce un aumento del poder de comprensión. En psicoterapia la introspección es el aspecto intelectual de la catarsis.
Una terapia de regresión con resultados duraderos es definitivamente una terapia orientada hacia la introspección, y no una terapia comportamental.

P: ¿Y cuánto dura el tratamiento?
R: En general hago que el paciente hable bastante de su problema. En cierto modo es como el principio de la homeopatía, en que hay que experimentar una pequeña parte de esta enfermedad para que el propio organismo la expulse.
Cuando uno revive la experiencia de la muerte en la vida pasada, una parte suya sabe claramente que no se trata de una experiencia actual, comprende que se trata de una pesadilla del pasado y lo terapéutico es darse cuenta de que es posible desprenderse de él. Si esto es pasado, ya se ha acabado. Pero para que esto ocurra es necesario vivir la pesadilla hasta el final. La mayoría de las vivencias en vidas pasadas finalizan en el momento de la muerte, cuando el alma se separa del cuerpo y el dolor que estaba anclado en el cuerpo se va con el alma.
Es el mismo principio del trabajo hecho con las personas que fueron a la guerra y regresaron traumatizadas. Los psiquiatras descubrieron que la mejor manera de trabajar el trauma es revivir la escena de la guerra y comprender que esto ya se ha acabado.

P: ¿La TRI ayuda a solucionar traumas emocionales? ¿Y las enfermedades físicas?
R: Frecuentemente solucionamos problemas físicos con la TRI. Cuando una persona en el pasado fue atacada y fuertemente atrapada, impedida de reaccionar al ataque, mantiene en su cuerpo una gran cantidad de dolor y rabia. Al revivir el drama y reaccionar a la agresión, es como si distendiera, de forma sorprendente, todas las regiones musculares tensionadas en su cuerpo.
De la misma forma también podemos cambiar patrones físicos cuando logramos cambiar los pensamientos que permanecieron en nosotros en el momento de la muerte en una vida pasada.

P: ¿Según este paradigma, toda enfermedad física tendría una causa en las vidas pasadas?
R: De acuerdo con los estudios realizados, se puede decir que sí. Para nosotros, lo importante es que quede claro que el alma llega a esta vida con una herencia abundante. Sabemos de herencias familiares, genéticas, como el cáncer y enfermedades cardíacas. Lo que proponemos en este momento es el conocimiento de que existe además la herencia psíquica. El alma trae consigo no solamente sus ancestros familiares, también le acompañan sus ancestros espirituales.

P: ¿Usted puede darnos un ejemplo de este tipo de memoria?
R: Cuando desde hace dos años atendí a una mujer que recordaba haber muerto ahorcada en el siglo XVIII delante de 50 personas, una fuerte marca roja, como si fuese de una cuerda, surgió al rededor de su cuello. ¿Qué era eso? ¿Una marca creada por su imaginación? Eso era la memoria de su cuerpo sutil. Las memorias del alma están en el cuerpo sutil, también llamado del cuerpo etéreo, espíritu, lo que envuelve el cuerpo. Es como un “paquete energético” que rodea a la persona en su viaje de una vida hacia otra con sus patrones de conducta imprimidlos en este cuerpo sutil. Son estos patrones los que origina la imaginación y también las memorias que pueden llamarse “fruto de la imaginación” en lugar de memorias verdaderas. Jung llamaba a eso “inconsciente colectivo”. Las memorias de la humanidad no se van, se quedan en nuestro cuerpo.

P: ¿Espíritus y otras energías colaboran en el proceso de rescate de la memoria de vidas pasadas?
R: Definitivamente sí. Al principio yo, como profesional, era demasiado escéptico, como la mayoría de las personas. Cuando alguien recuerda la muerte y el momento en que dejó su cuerpo, empieza a ver imágenes del mundo espiritual.
Antiguamente yo pensaba que eso era imaginación. Estas imágenes decían cosas interesantes, llenas de informaciones verdaderas, que nadie podría saber. Concluí que eran espíritus que actuaban como curadores y hoy en día hablo con ellos en mi trabajo. Ellos tienen informaciones para nosotros. Muchas veces encontramos maestros espirituales en el período entre vidas, espíritus con la energía de Cristo o de Buda. Jung llamaba a estos entes “arquetipos espirituales de alto grado, alta vibración”. Naturalmente, ahora estamos seguros de que ellos existen, tienen mucho poder y capacidad para curar, sea a través de la terapia, del chamanismo o del espiritismo. Son seres humanos que aprenderán a curar a través de su contacto con el mundo espiritual.
A mi ya no me importa si las personas llaman a estas experiencias imaginación; lo que yo sé es que la vivencia a través de la regresión cura.

Joao Talaier – Sociólogo y Psicoanalista.
Es fundador y presidente de la Sociedad Baiana de Terapia Regresiva y director de la Escuela de Especializaciones en Terapias de Salvador de Bahia – Brasil. Actualmente imparte cursos, conferencias y atención personalizada en Europa y Sul América.
Teléfonos de contacto: 626 831 065.
Página web: www.escolaterapias.com.br

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *