Skip to main content

La respuesta de ansidedad como mecanismo de defensa

La respuesta de ansiedad como mecanismo de defensa ante un peligro determinado, ejerce una función de protección ,es una reacción de nuestro instinto de supervivencia . Esta respuesta ante el peligro se adquiere desde el nacimiento para la preservación de posibles daños. Desde una perspectiva biológica, el miedo asegura la supervivencia.

Por tanto, la la ansiedad es una reacción normal y sana; todo el mundo la experimenta en circunstancias de peligro o en momentos de preocupación. Niveles moderados de ansiedad pueden ayudar a mejorar nuestra actuación en situaciones difíciles.

La ansiedad se convierte en un problema cuando surge en momentos o situaciones en las que no hay peligro real, o bien cuando persiste después de que la situación de estrés que en su momento generó la reacción de ansiedad, ya ha desaparecido. Es entonces cuando la ansiedad empieza a interferir en nuestra vida cotidiana, y ya se convierte en lo que se denomina trastornos de ansiedad : es aquí cuando es necesario aprender a controlarla.

La ansiedad afecta tanto a la mente como al cuerpo, ya que la sensación de miedo, angustia ,preocupación, temor, crispación ,etc. genera síntomas físicos, como sudoración, temblor ,palpitaciones, opresión en el pecho, dolor de cabeza, diarrea,…

En el caso de los trastornos de ansiedad ,la respuesta de miedo actúa como un dispositivo defectuoso, que se activa y previene de un peligro inexistente.

La ansiedad patológica es un componente que se encuentra en muchos trastornos de conducta.

La ansiedad patológica puede manifestarse de tres formas diferentes:
a) de una forma brusca y episódica,

b) de una forma persistente y continua(trastorno de ansiedad generalizada, y

c) después de un acontecimiento estresante (trastorno por estrés postraumático).

Hay otros casos como los trastornos fóbicos (temor desproporcionado al estímulo que lo provoca) y trastornos obsesivo-compulsivo(cuando una persona se siente atrapada por ideas recurrentes y/o rituales).

La mayoría de las personas que presentan trastornos de ansiedad, además de los síntomas anteriormente mencionados, tienen una confianza en sí mismos y una autoestima muy bajas, por tanto es necesario ayudar a recuperar esta confianza con técnicas psicológicas apropiadas, fundamentalmente a nivel conductual- cognitivo. Además,es necesario el aprendizaje de la relajación muscular progresiva, que nos ayuda a reducir la alta excitabilidad y a favorecer también el autocontrol.

Mª Consuelo Albert Más

Psicóloga Clínica. Psicoterapeuta

CONSUELO

Mª Consuelo Albert Más, Licenciada en Psicología Clínica, Máster en Psicología Clínica y de la Salud y Psicoterapeuta acreditada por la Federación Europea de Colegios de Psicólogos (E.F.P.A.) Experiencia profesional: Desde 1991, ejerzo como profesional de la Psicología Clínica en el ámbito infantil- adolescente y adulto, al frente de una consulta privada y dentro del marco de la psicología conductual-cognitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *