Skip to main content

Entérate de todo

Es la exigencia de hoy más agobiente porque nuestros sentidos se expanden hacia fuera casi infinitamente: los oídos, los ojos pueden estar pendientes de todo lo ajeno, que es lo que llama abviamente nuestra atención.

Estar pendiente de todo agota las pilas a cualquiera que no se dé cuenta a tiempo y se convierta en moviladicto, teledependiente, adorador del teléfono… que se entera de todo menos de sí mismo.

Entérate de ti, llámate por teléfono

Solemos estar descentrados, dispersos, intentando estar en todo sin estar en nada. Esta actividad trata de re-centrarse mediante el teléfono móvil, el mismo instrumento que usamos para dispersarnos. Así nos recomponemos con el procedimiento que nos diluye y andamos hacia dentro el camino que nos aleja de nosotros mismos.

Conseguimos contactar con lo más importante: LA PROPIA INTIMIDAD

El teléfono, que con su metástasis portátil ejerce tiranía estresante puede ser alquímicamente reconvertido en un potente lucidador.

¿Cómo te sientes?

Para responder, vuelvo la atención sobre mí y comento en voz alta lo que encuentro: cualquier satisfacción física o emoción que resalte. “Hoy estoy cansada, como si hubiera trabajado todo el día. La noche ha sido fatal, no he pegado ojo y hoy me espera un duro día”.

¿Qué te cuentas?

Lograr ser sincero en esta respuesta es definitivo. Cómo nos contamos lo que ocurre es lo más influyente en el modo de vivirlo. “Me gusta mi trabajo, disfruto haciéndolo, pero me agobia mucho pensar que siempre tengo cosas que hacer y que hoy no me dará tiempo a terminarlas”.

¿Quieres algo ahora?

Aterrizar y concretar: qué te pide el cuerpo, el ánimo, el espíritu… “Pues ahora… parar, estirarme un poco… y comerme una manzana”.

Despedida entrañable y quedar de nuevo

“Luego te llamo para recordarte salir a dar un paseo silencioso, ¿vale?”

Es una práctica nada fácil. Incluso personas atentas a sí mismas, están muy tentadas de poner el contestador automático y el desvío de llamadas.

LLÁMATE PARA SABER DE TI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *